Fracaso de la CONMEBOL: Clubes colombianos en la Copa Libertadores

Finalizó la jornada 4 de la Copa Libertadores donde dejo mucho de que hablar. La crisis en Colombia cada vez empeora y pese a la situación que vive el país, la CONMEBOL dio el visto bueno para que se jueguen de local en Colombia y no como la fecha anterior donde jugaron en Paraguay. Repasemos todo lo sucedido en la jornada 4 y los 3 partidos de locales donde hubo incidentes e incluso, llegó a parar el juego en más de una ocasión.

12 DE MAYO: JUNIOR 1 – 1 RIVER PLATE

En horas de la noche en el estadio Romelio Martínez de Barranquilla, Junior recibía a River Plate, se debió jugar en el estadio metropolitano pero por las protestas, terminaría cambiando a último momento. River, había apostado por un cuadro suplente debido a clásico que tendrá el día domingo, el partido terminaría en empate 1 – 1, pero el duelo terminaría marcado por una serie de incidentes:

Minutos antes del inicio del encuentro, hubo un fuerte enfrentamiento entre manifestantes y la policía que dejaron al aire gases lacrimógenos. Esto generó que en el momento del calentamiento, Marcelo Gallardo regresara a todos los jugadores al vestuario.

Desde el minuto 23 y hasta el 27, el partido tuvo que ser interrumpido, pues, por los gases lacrimógenos que ingresaron al campo de juego, algunos jugadores tuvieron que detener el juego, tal es el caso de Federico Girotti.

Pese a todo lo sucedido, la CONMEBOL se negó a suspender el partido y se tuvo que seguir jugando, de la misma manera, daría el visto bueno para los dos siguientes encuentros que jueguen con normalidad.

13 DE MAYO: ATLÉTICO NACIONAL 0 – 0 NACIONAL

El encuentro terminó sin goles pero, terminó también siendo algo secundario debido a lo sucedido en la previa y en las afueras del estadio Hernán Ramírez Villegas. El partido demoró una hora debido al temor por parte del Nacional que escuchaban las manifestaciones y las peleas, con lo cual, deseaba que se suspendiera el encuentro, algo que el Atlético Nacional no quiso y eso quedaría demostrado su incomodidad en pleno encuentro. Como consecuencia, el partido dio inicio una hora después de lo que estaba programado. Y los jugadores del Nacional de Uruguay terminaron molestos con el cuadro cafetero.

“Traté de darles tranquilidad, era difícil porque hay que estar acá para vivirlo: mucha gente en las afueras del hotel que fueron con gases lacrimógenos, con camiones de agua-chorro, todo eso se vio, con gente con palos y con algunos escudos; entonces todo eso hizo con el ruido que los jugadores no descansaran bien, que generara tensión, que las familias en Uruguay tuvieran miedo a que les sucediera algo. Somos un equipo grande, nos hicieron jugar y vinimos a jugar, pero todo lo que pasó fue gravísimo”, afirmó el técnico de Nacional, de Uruguay, Alejandro Cappuccio, en declaraciones recogidas por ‘El Observador’.

“Déjeme saludar al pueblo colombiano que nos hizo saber que nosotros no éramos el problema, el único tema es que el fútbol al generar tanta tensión es un factor en el que la gente se puede expresar por la difusión que tiene, lo que sí creo es que debemos cuidar más al jugar de fútbol que es el verdadero actor de este deporte que genera tanto y no se le cuidó”, finalizó Cappuccio.

13 DE MAYO: AMÉRICA DE CALI 1 – 3 ATLÉTICO MINEIRO

El cuadro brasileño del Atlético Mineiro ganaría 3 – 1 ante el América de Cali pero, el encuentro pasaría como en los dos anteriores, al segundo plano debido a los incidentes en pleno encuentro donde se tuvo que suspender hasta en ocho ocasiones el partido.

En pleno encuentro, se vivió una batalla campal entre integrantes del Escuadrón Móvil Antidisturbios de la Policía (Esmad) y un grupo de jóvenes que se oponían a la realización del evento deportivo en medio del estallido social que se presenta en Colombia.

Los gases lacrimógenos, empleados por la fuerza pública para tratar de dispersar y reprimir la violenta manifestación, se los lleva el viento hasta la cancha de juego y ha afectado a los jugadores de ambos equipos en ocho oportunidades. La interrupciones en la agonía del primer tiempo fueron las más extensas. 

Mientras se jugaba, los gases llegaron varias veces hasta la cancha y el árbitro Andrés Cunha se vio obligado a suspender por nueve minutos el partido porque la situación se estaba presentando con mucha frecuencia y estaba afectando a todas las personas que estaban en la cancha.

El referí charrúa permitió a los jugadores de ambos equipos que se resguardaran en los camerinos, pues a las afueras del estadio hubo enfrentamientos entre la Policía y los manifestantes que se prolongaron durante todo el encuentro, disputado en medio de la crisis social que vive el país.

El juego fue reanudado nueve minutos después, pese a la visible molestia mostrada por los futbolistas de ambos equipos, y el primer tiempo culminó al minuto 60.

Finaliza una nueva jornada de Copa Libertadores y pese a que los clubes colombianos vuelvan a jugar en otro lugar, como por ejemplo Paraguay, la CONMEBOL dio el visto bueno para que se jueguen en Colombia y esto fueron las consecuencias. Juego interrumpido y batallas campales.

Te puede interesar: Gran Final: Champions League 2020-21

Se viene una nueva jornada como en Copa Libertadores y Copa Sudamericana y la CONMEBOL debe tomar una decisión al respecto, veremos un nuevo fracaso? o vuelven todos a jugar a Asunción? estaremos a la expectativa del pronunciamiento oficial sobre los encuentros que se jugarían en Colombia.