Francia 1938

Octavos de Final

Selección alemana, dando saludo nazi en el encuentro con Suiza

Francia 3 – 1 Bélgica: Los locales no tuvieron problemas al vencer a los Belgas con doblete de Nicolas.

Italia 2 – 1 Noruega: Italia derrotó a la debutante Noruega por 2–1 después de que los escandinavos forzasen la prórroga.

Brasil 6 – 5 Polonia: Los cuatro tantos de Ernst Wilimowski para los polacos no sirvieron de nada ante el empuje de Leonidas da Silva. El apodado “diamante negro” hizo dos tantos, uno de ellos descalzo porque le estaban arreglando las botas, y lideró a los suyos en la victoria.

Checoslovaquia 3 – 0 Países Bajos: Checoslovaquia sufrió para vencer a los Países Bajos, aunque ya en el tiempo suplementario les endosaron tres goles.

Cuba 3(2) – 3(1) Rumania: Los cubanos pusieron en aprietos a los europeos y tuvieron que jugar otro encuentro para el desempate, tras el empate a 3 goles. Cinco días después, el equipo afrontó una sorprendente ausencia: el portero Benito Carvajales no pudo ser convocado porque prefirió ser comentarista del juego para la radio cubana. A pesar del gol rumano de Ștefan Dobay, los isleños remontaron gracias a Fernández y Socorro, dejando el marcador definitivo de 2–1.

Suecia vs Austria: Suecia pasa directo debido que Austria fue anexada a Alemania.

Hungría 6 – 0 Indias Orientales Neerlandesas: Hungría no tuvo problemas al vencer a Indias Orientales con un contundente 6 a 0 con dos Hack Trick de Sárosi y Zsengellér.

Suiza 1(4) – 1(2) Alemania Nazi: Se disputó el 4 de junio, los germanos llegaron al Parque de los Príncipes con la vitola de favoritos, más aún cuando el seleccionador Sepp Herberger había sumado nueve jugadores austriacos al bloque que quedó tercero en 1934. Gauchel puso al cuadro teutón por delante, pero los suizos plantaron cara y empataron por mediación de André Abegglen. Sin más goles en el tiempo reglamentario y prórroga, fue necesario un desempate. Cinco días después, el 9 de junio, el técnico helvético Karl Rappan dispuso sobre el campo un tercer defensa por detrás de los dos habituales, una técnica conocida como “cerrojo”. De este modo, Suiza venció por 4–2 y dejó fuera a los alemanes.