OFICIAL: FIFA toma decisión sobre el caso Brasil y Argentina

Tras finalizada una larga investigación, finalmente la Comisión Disciplinaria de FIFA tomó una polémica determinación respecto al partido entre Brasil y Argentina por las eliminatorias sudamericanas que fue suspendido por actos vergonzozos por parte del gobierno brasileño.

El comunicado oficial indica que «el partido se vuelva a disputar en la fecha y el lugar que decida la FIFA». Recordemos que la última fecha doble de las Eliminatorias sudamericanas se disputará entre el 24 y el 29 de marzo próximos.

Además, la FIFA impuso diversas multas, tanto a la Confederación Brasileña de Fútbol (CBF) como a la Asociación del Fútbol Argentino (AFA), por entender que «la suspensión del encuentro respondió a diversas deficiencias en las respectivas responsabilidades y obligaciones de las partes implicadas».

La CBF deberá pagar U$S 550.000 y la AFA otros U$S 270.000. Además, quedan suspendidos con dos partidos internacionales «los jugadores argentinos Emiliano Buendía, Emiliano Martínez, Giovani Lo Celso y Cristian Romero por incumplir» el protocolo de partidos internacionales.

Vale destacar que en ningún momento del informe el juez manifiesta que Argentina se haya retirado del campo de juego, sino que el plantel argentino una vez que recibió la comunicación se dirigió a los vestuarios.

Te puede interesar: Bota de Oro 2021-22: Tabla actualizada al 14 de febrero

Es importante recordar que a menos de tres horas para el inicio del duelo, la Agencia Nacional de Vigilancia Sanitaria de Brasil (Anvisa) aconsejó una cuarentena obligatoria para los futbolistas del seleccionado argentino Emiliano Martínez, Giovani Lo Celso, Cristian Romero y Emiliano Buendía, procedentes del Reino Unido, y pidió que fueran impedidos de permanecer en el país por violar las normas migratorias relacionadas con la pandemia de coronavirus. Anvisa denunció que estos jugadores mintieron en la declaración jurada que firmaron al entrar a Brasil. provenientes de Caracas, omitiendo que hacía no menos de 14 días habían estado en Inglaterra.

Tras ser autorizados por FIFA y Conmebol, los futbolistas subieron al micro y se trasladaron al estadio. Transcurrieron los himnos, comenzó el cotejo, pero cerca de los bancos se podía observar un cúmulo de gente extraño, hablando con directivos e integrantes del campo de suplentes. Fue allí que ingresó una autoridad policial, de remera negra y con una orden en el bolsillo trasero del pantalón, con la orden de llevar a aislamiento a los jugadores citados. Se interpusieron el Huevo Acuña y Otamendi, que empujaron al hombre, lo que fue el principio del fin de un escándalo que dio la vuelta al mundo.