Rusia 2018

Argentina logra la clasificación en el final

Argentina y Nigeria jugaron un partido de infarto, donde ambas selecciones buscaban si o si la victoria para entrar a los octavos de final. Islandia hacía lo propio ante Croacia para entrar a la siguiente fase.

Una fuerte tensión se vivió en el encuentro de argentinos con nigerianos, donde, los argentinos estaban obligados a ganar debido a toda la presión encima. Se hizo con el control del balón, haciendo rotar para buscar los espacios, mientras Nigeria, esperaba al juego de los argentino y aprovechar el error para ir al contrataque.

Messi, comenzaba a tener más protagonismo, donde, junto el 10 marcaría el primero a los 15 minutos de juego. Argentina entraría en confianza tras el gol, donde dominaría las acciones, incluso, Messi estrelló el balón contra el poste tras un tiro libre, que pudo ser el segundo gol.

En el segundo tiempo, Mascherano derriba a Balogun y este exagera, finalmente el árbitro compra el penal, lo cual Moses y dejaba el 1 a 1. Un baldaso de agua fría para los argentino que desaparecieron por unos minutos en el juego, Sampaoli hizo los cambios donde volvieron a tener reacción y fueron con todo a la victoria.

Nigeria clasificaba en ese momento, debido al empate que se daba entre Croacia e Islandia, pero Argentina buscaría de todos los lados por el gol de la clasificación. Al minuto 76 casi vino el infarto para la albiceleste: Una mano clara de Rojo en el área, que tuvo que recurrir al VAR, pero el VAR no lo pita penal debido a que lo consideraba involuntaria.

Diez minutos antes del final, el casildense puso toda la carne a la parrilla y metió a Agüero en reemplazo de Tagliafico y a los 86′, se desató finalmente la locura en San Petersburgo.

Un centro de Mercado encontró a Marcos Rojo sin marca, quien remató de primeras esquinado. Marcaba el 2-1 y la clasificación de Argentina estaba sellada.

La locura en el estadio fue la victoria en los minutos finales de Croacia, que aseguraría la clasificación para los de Sampaoli.

Argentina venció, aunque sigue sin convencer. Sampaoli aún tiene mucho trabajo por delante para convencer a su plantel, y a un país completo, de que la Copa es posible.